Apuntes, 30 de enero de 2013

A veces la aparición breve y repentina de alguien nos lleva a expresar en voz alta un deseo, una obsesión o cualquier malestar. De pronto llega a casa un desconocido y en nuestro diálogo con él nos observamos a nosotros mismos de una manera nueva. Sin que nos pregunte nada, acabamos revelándole qué nos falta o dónde nos duele. Y antes de que se marche, querríamos que nos dijese qué nos pasa en realidad.

En el relato de John Steinbeck, Los crisantemos, la visita del afilador ambulante despierta en Elisa sentimientos que ella creía casi apagados.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: