Apuntes, 12 de junio de 2013

A menudo no hay más remedio que hablar en general para que se nos entienda. Sí, en muchas ocasiones no nos sirve de nada concretar, pues los detalles nos alejan cada vez más de aquello a lo que nos referimos.

En su relato Los Chaddeley y los Fleming, Alice Munro habla de unas tías maternas diciendo que eran señoras solteras, no unas solteronas, pues éste es un término demasiado preciso que no las describiría.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: