En la Feria del Libro de Pamplona, 31 de mayo de 2014

DSC_0397

Anuncios

El Hombre Selvático, versión papel, en la Feria del Libro de Pamplona

IMG_7384[1]

Apuntes, 21 de mayo de 2014

Jorge Wagensberg dice que el arte es capaz de intuir sin necesidad de comprender, y que lleva años de estudio tener una intuición.
Yo añado que la intuición, en el mundo del arte, de la literatura, es la segunda juventud del conocimiento, ese momento de madurez en que el conocimiento se independiza de sus padres, la razón y la erudición, con los que ha convivido bastante tiempo, y se desmadra convirtiéndose en intuición. Sí, se suelta la melena llena de canas y se hace dragqueen, creando a partir de entonces sus obras más bellas.

Artículo de colaboración en el Diario de Noticias de Navarra

Sonata de primavera, debates de trastienda en la librería Walden

Apuntes, 7 de mayo de 2014

En realidad, si observamos bien, los hombres son para una mujer, para las mujeres en general, un fenómeno extraño e incómodo, estridente, atolondrado y absurdo, algo que entra en sus vidas y permanece ahí durante un tiempo más o menos largo, después del cual ellas siguen viviendo por su cuenta, muchos años más y mucho más tranquilas. Y en esa segunda vida sin los hombres, lejos del estruendo infantil de los hombres, tienen momentos de nostalgia en que recuerdan aquellos años revoltosos, esa época en que los hombres cacharreaban a su alrededor sin ton ni son. Entonces ellas, las mujeres, sonríen con cierta emoción, pero tampoco demasiada, pues enseguida lo olvidan y continúan con sus vidas serenas y provechosas.

En La plaça del Diamant, de Mercè Rodoreda, Colometa contempla con una resignación soñadora su vida con Quimet, y ,cuando él desaparece, recuerda aquellos años con una perplejidad sin lágrimas.

Booktrailer de El hombre selvático

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.