Apuntes, 7 de mayo de 2014

En realidad, si observamos bien, los hombres son para una mujer, para las mujeres en general, un fenómeno extraño e incómodo, estridente, atolondrado y absurdo, algo que entra en sus vidas y permanece ahí durante un tiempo más o menos largo, después del cual ellas siguen viviendo por su cuenta, muchos años más y mucho más tranquilas. Y en esa segunda vida sin los hombres, lejos del estruendo infantil de los hombres, tienen momentos de nostalgia en que recuerdan aquellos años revoltosos, esa época en que los hombres cacharreaban a su alrededor sin ton ni son. Entonces ellas, las mujeres, sonríen con cierta emoción, pero tampoco demasiada, pues enseguida lo olvidan y continúan con sus vidas serenas y provechosas.

En La plaça del Diamant, de Mercè Rodoreda, Colometa contempla con una resignación soñadora su vida con Quimet, y ,cuando él desaparece, recuerda aquellos años con una perplejidad sin lágrimas.

Anuncios

3 pensamientos en “Apuntes, 7 de mayo de 2014

  1. Señor escritor: Si sigue Ud. así, sus masculinos lectores van a dejar de leerlo, eh? 😉 Te sigues superando día a día, Ignacio. ¡Sigue así! ¡ Y gracias por tus “pildoras” filosóficas para tus fans! 🙂

  2. Enhorabuena, te atreves a decir lo que muchas miles de mujeres llevamos pensando. Gracias por ser nuestra voz.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: