Apuntes, 9 de enero de 2016

En la nueva entrega de sus cuadernos, Diario del anciano averiado, Pániker admite que no es ni puede ser novelista porque no le impresionan los demás.

Es verdad que para escribir narrativa de ficción es necesaria una mezcla de asombro y curiosidad por los otros, por la vida de los otros. De esa combinación de sensaciones surge entonces la mitificación de suertes y destinos. Nuestra mirada distorsiona esas peripecias generalmente vulgares y, gracias al tono narrativo, las convierte en algo distinto capaz de conmovernos.

Anuncios

Un pensamiento en “Apuntes, 9 de enero de 2016

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: