Apuntes, 30 de enero de 2016

La virtud de un texto brillante es crear en el lector la sensación de saber leer muy bien, de estar haciéndolo con claridad y precisión, le lleva a creerse capaz de recitar lo que sea. Leyendo un fragmento bello, el lector se engrandece, se crece, tiene incluso la impresión sublime de estar escribiendo.

Así ocurre con Neruda en Jardín de invierno:

el hombre yo, el mortal, se fatigó/de ojos, de besos, de humo, de caminos/de libros más espesos que la tierra.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: